El actor del “Polònia” abre la serie de entrevistas pensadas para la hora del vermut

Periodista evolucionado a actor de sátira política, Queco Novell (Barcelona, 1963) hace años que recrea personajes en el programa “Polònia”. Ahora mismo, se ocupa de Ernest Maragall, de Josep Borell y de Carles Puigdemont. Quedamos para tomar un vermut con él un martes al mediodía, en El Viti Taberna, paseo de Sant Joan. No puede contar con los miércoles y los jueves ya que nunca sabe hasta el día de antes si tendrá que ir a rodar algún gag del “Polònia” o si irá los dos días o solo uno. Todo depende de los guionistas y de la actualidad.

Uno de los personajes que haces ahora en el “Polònia” es el de Ernest Maragall, después de haber estado años haciendo el de su hermano Pasqual. Parece que hayas nacido para hacer Maragalls, incluso la voz te acompaña. 

El azar ha hecho que me hiciera reconocido con Pasqual y que 18 años después de empezar a hacerlo, acabará haciendo el de su hermano, que no me lo hubiera imaginado nunca. Eso de la voz yo no lo veo, pero no eres la primera persona que me lo dice. De hecho, muchas veces, estoy hablando normal y la gente me dice: “Ahora has hecho de Maragall”. Y me pasa con cualquier otro personaje, incluso con el Rajoy. ¡Me da mucha rabia! Yo mi voz la siento más próxima a la de Mikimoto que a la de los Maragall.

¿A los Maragall los conoces a los dos personalmente? 

Sí, les conozco. Amistad no, nunca he querido tener amistad con los personajes que parodio, porque si tienes mucha es muy difícil interpretarlo. No quiero tener la tentación de ser benevolente.

¿Te comentan como se ven tus personajes? 

Algunos sí. Y hay quien me dice que se lo pasan de puta madre y otros que no les gusta nada la imitación.

¿Y a los que dicen que se lo pasan bien te los crees? 

A algunos sí y a otros no. Hay algunos que me los creo porque me lo han demostrado, han hecho broma ellos mismos de su imitación. Otros no lo veo tan claro. Pero es muy normal que haya a quien no les guste. Tiene que ser muy difícil que tu personaje salga cada semana en el “Polònia” y que todo el mundo diga que es igual que tú menos tú. Tiene que ser horroroso. Y eso les pasa a muchos.

De todas maneras, el “Polònia” no es blanco pero tampoco es cruel.

Blanco seguro que no. Con todos los años que llevamos ha habido algunos gags blancos, pero son pocos. Y cruel…Yo ha habido días que he pensado: “Hostiaaaaa!. M’he he sorprendido a mi mismo de la capacidad de crueldad o de desnudar a un personaje en tres réplicas. No es cruel, pero es muy sarcástico, satírico.

El Consejero de Exteriores, el martes renunciará al cargo para empezar a ejercer de candidato a la alcaldía de Barcelona por ERC.

Por mi sería la pera si fuera el alcalde, ¡imagínate! Me sabría mal por Agnés Busquets que hace años que hace de Ada Colau y lo hace muy bien y es muy divertida. Pero a mi me encantaría, porque si tu personaje no se mantiene en la actualidad, tu no vas a trabajar. Es así de prosaico.

¿Cómo será la relación con Ada Colau del programa?

No se como será la relación con Colau, porque todavía tiene que pasar y se tiene que escribir el guión. Pero creo que no será una mala relación.

¿En la realidad on en el “Polònia”?

En la realidad. Y en el “polònia” también, claro. No parece que tengan la intención de discutirse.

Como barcelonés ¿qué reclamarías a este personaje tuyo que es candidato a alcaldía por ERC?

Todo lo que reclamaría yo a cualquier alcalde de Barcelona. Porque el problema del turismo no tiene remedio.

¿Definitivamente?

Yo creo que no. Ep, si al final la tiene, bienvenida, eh. Pero yo no la veo. Aquí tuvimos una gran alegría cuando los Juegos Olímpicos pusieron Barcelona en el mapa, nos hizo tanta, tanta ilusión, lógica, ir por el mundo y que la gente conociera la ciudad, que nos olvidamos de pensar como teníamos que controlar y gestionar la llegada masiva del turismo.

Igual ni nos la imaginávamos…

Y cuando nos hemos dado cuenta ya es demasiado tarde. Pero eso no es problema de los últimos dos años, hablo de hace 20 o más. Ninguna administración ha tenido la imaginación necesaria para calcular lo que pasaría. Y coincidiendo con la explosión de las redes y las aplicaciones de alquiler de pisos turísticos, que aún lo ha hecho mas difícil. Yo creo que esto no tiene remedio, como ha pasado en Londres y en París. Estamos condenados a dejar el centro de la ciudad a los turistas.

¿Crees que los barceloneses acabaran viviendo fuera de la ciudad? 

Me sabe muy mal, pero creo que será así. No se quien será el valiente que tendrá el coraje de parar esto. Porque se tiene que ser valiente y tener coraje y una idea muy buena. Me gustaría que tener el carné de barcelonés te diera más puntos. Mis hijos tienen miedo que cuando se independicen no puedan vivir en su barrio o en el entorno de su barrio.

¿Es el precio que paga Barcelona para la proyección internacional que tiene?

Eso parece. Yo actualmente odio tener que ir al centro de Barcelona, es una cosa que evito tanto como puedo. No voy si no es por causa mayor o por trabajo.

¿No queda ningún rincón que te guste frecuentar?

A mi me gustaban muchos lugares de la ciudad, Me encantaba ir al Born. Ahora me da mucha pereza.

Ya veo que no debes tener buena relación con los turistas cuando te los encuentras por la calle… 

Una vez tuve una reacción que después me supo muy mal. Iba por la Calle Pelayo porque iba a trabajar en un teatro de la zona. Iba con un caminar de ir a trabajar, que no tiene nada que ver con el de pasear de los turistas. Y hice apartar a algunos de mala manera. Era una cosa que yo había sufrido en Londres hace 30 años y pensé que eran unos bordes. Pues mira, yo ya he hecho lo mismo en Barcelona. Me supo muy mal, pero en cierta manera…También me cogen ganas de pedir un carril para los barceloneses. Y esto no es de ahora eh, ya hace años.

¿Quieres decir que no se puede atribuir la situación a la gestión de Ada Colau?

A veces me pregunto de donde viene realmente la animadversión contra Ada Colau, es tremenda. Yo no le pondré un 10, porque no se lo merece, pero tampoco le pondré un 2. Ha hecho cosas que no me gustan nada, y otras cosas que son normales. No es mucho más buena que Xavier Trias ni mucho más mala.

¿Ha sido por las expectativas generadas?

Lo tenia muy difícil porque venia de la calle, del activismo. No hace falta ser doctor para entender que por pasar de la calle a gobernar el Ayuntamiento tienes que pagar unos peajes. Desgraciadamente, un alcalde no puede ser un activista social como era Ada Colau. Y se ha demostrado. Y no porque sea una jeta, pero la silla del poder debe tener muchas cuerdas que te aten. Lo ha tenido más difícil que un político de carrera, por eso ha entrado en muchas más contradicciones que Xavier Trias.

¿Qué papel crees que tendrá el proceso en la campaña de las municipales?

El Proceso marcará seguro la campaña, lo marcará todo. Estaremos con el juicio a punto de acabar o habrá acabado poco antes, pendientes de la sentencia. Lo que no tengo claro es si hace falta una candidatura unitaria del soberanismo.  Pienso que tanto los que lo piden como los que se niegan responden a estrategias partidistas. Que lo decidan ellos.

“No tengo la tradición de hacer el vermut, pero cuando me lo proponen me apunto con ganas”

“No hago mucho el vermut porque no tengo tradición familiar, pero cuando alguien me lo propone me apuntó rápido. En todo caso le encuentro más gusto hacerlo fuera de casa que en casa. Y Barcelona es una ciudad que permite hacer el vermut al aire libre muchos meses. Me gusta porqué hace fiesta. Haces el vermut el mismo día que tienes tiempo de comer más tarde y de hacer la siesta. creo que hacer el vermut es muy de Barcelona, o en todo caso del Mediterráneo. En Inglaterra no lo hacen. El buen tiempo es indispensable para hacer el vermut. Y eso no hay alcalde que lo pueda cambiar, ni para bien ni para mal. En Barcelona hace una calor asquerosa en pleno verano Yo votaría el alcalde que me garantizara una temperatura primaveral en verano, ni que fuera Valls. El vermut como licor es una bebida que me gusta y sobretodo me gusta comerme la oliva.

“Crec que fer el vermut és molt de Barcelona, o en tot cas del Mediterrani. A Anglaterra no el fan. El bon temps és indispensable per fer el vermut. I això no hi ha alcalde que ho canviï, ni per bé ni per mal. A Barcelona fa una calor fastigosa a ple estiu. Jo votaria l’alcalde que em garantís una temperatura primaveral a l’estiu, ni que fos el Valls. El vermut com a licor és una beguda que m’agrada, y sobretot m’agrada menjar-me l’oliva”.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies