Notícia extraída del Diari de Tarragona

De la simbiosis y meses de investigación entre Vermuts Miró y el reconocido chef Paco Pérez ha surgido un nuevo vermut con un sello de aceituna arbequina del Masroig.

Con cinco estrellas Michelin a las espaldas, el chef Paco Pérez, se ha sacado el delantal de cocinero y se ha puesto la bata blanca de investigador para crear una bebida aparentemente sencilla pero que después de esta aventura ya ha visto que es muy complicada.

Hace un año Vermuts Miró y Pérez se encontraron por el camino y de esta intersección de tradición y osadía ha nacido el Vermut Rojo Fusión. «Conocí la familia Miró y vi que hacía el vermut con amor y con pasión y la apuesta me gustó», explicaba el chef. Y así empezó todo.

Primero vinieron los meses de pruebas y también de fracasos, según explicaba Carles Prats, responsable de Vermuts Miró. Se sumergieron en el fondo del mar y probaron de hacer un vermut con algas pero no salió bien. Y finalmente, encontraron el elemento clave más cerca de lo que pensaban y el olivo se ha convertido en el leitmotiv de este vermut que ayer salió del huevo. «Está basado en la mediterránea, en el trigo, el aceite y el vino», comentaba el chef.

Un vermut con gusto de aceituna

«Es llevar el mar mediterráneo en una copa», puntualizaba Ester Bachs, la directora de los Premios Vinari de vermut. De hecho, en una época donde beber una cerveza es lo más mediterráneo que hay, ahora este vermut se apunta, quizás sin esta intención, a la tendencia veraniega.

Quien pruebe la nueva bebida percibirá un inconfundible gusto de aceituna arbequina del Masroig. Si lo huelen, el olor tampoco les fallará y «sus lágrimas en la copa nos recordarán al aceite», apuntaba Bachs. «Es un vermut que se puede comer», concluía con la copa en la mano.

Además, la os amantes del vermut les gustará saber que tiene un toque de romero, de tomillo y de laurel y también un punto de hinojo, anís estrellado y unos colores castaños, ámbares e incluso, dorados y verdosos. Con el gusto tan claro de arbequina algunos bromeaban en la presentación y decían que solo hacía falta poner el palillo sin la aceituna.

En cualquier caso, nada se ha dejado al azar. El director de Vermuts Miró explicaba que ha tenido una doble maceración, un hecho que no es habitual entre los vermuts pero que en este ha aportado una mejor absorción de los aromas. «Sin Paco Pérez, no lo habríamos conseguido», comentaba Prats.

Un chef cargado de estrellas

Y es que Pérez es mundialmente reconocido en el mundo culinario. Cuenta con dos estrellas Michelin por el restaurante Miramar de Llançà, dos más en la Enoteca del Hotel Artes de Barcelona y una estrella más en el restaurante 5, situado en el Hotel Das Stue de Berlín, la extensión del Miramar en Alemania.

Los productos frescos del mediterráneo han sido el buque insignia y no es extraño que estos toques mediterráneos que lo han hecho excelente en la cocina los haya querido llevar ahora a una bebida. «Me he dado cuenta que con el vermut se necesita mucha técnica y mucho conocimiento», comentaba Pérez.

Una de los trabajos de un chef es innovar e investigar sobre nuevos platos y lo mismo ha hecho para conseguir esta bebida con la experiencia de la familia Miró que celebran sus 100 años.

De momento, salen a la venta con 5.000 botellas pero dicen que esperan quedarse cortos. El precio de cada una es de 12 euros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies